Librería Birdy Librería Birdy

Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 productos

en total 0,00 €

LIBRO
Título:
LIBRO
Subtítulo:
Autor:
PEIXOTO, JOSÉ LUÍS
Editorial:
EL ALEPH
Año de edición:
2011
Materia
Narrativa extranjera
ISBN:
978-84-7669-995-9
Páginas:
256
Tipo de edición:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
20,50 €
Sinopsis

Nueva novela de José Luis Peixoto.
Un recorrido por la inmigración portuguesa. Libro narra la historia de Ilídio, un chico pobre que vive en una aldea del interior de Portugal. Ilídio es abandonado por su madre, que emigra ilegalmente a Francia a principios de los años 40 del siglo XX, y lo deja con Josué, un albañil del pueblo que, sin serlo, le hace de padre. Ilídio crece en el pueblo, en un ambiente de pobreza típico de los pueblos portugueses durante el fascismo, hasta que, más tarde, también él emigra ilegalmente a Francia con Cosme, su mejor amigo. Los motivos para ir a Francia son distintos: Ilídio va detrás de la chica a la que ama ?Adelaide? y Cosme lo hace para escapar a la guerra colonial.

El final de la primera parte nos cuenta cómo ambos se adaptan al nuevo país. En la segunda parte, el protagonista es Livro, el hijo de Ilídio y Adelaide, que cuenta su historia "pinceladas de su infancia y adolescencia" y, con más detalle, su vida actual "los últimos años en París y el regreso con su madre a Portugal".

..............................................................

«Una de las revelaciones más sorprendentes de la literatura portuguesa actual. No dudo que es la promesa de un gran escritor» (José Saramago).

«A lo mejor estaba hablando de los deberes: nunca olvides los deberes. A Ilídio no le gustaba hacerlos ni le gustaba que la madre le hablase de ellos nada más llegar de la escuela, se irritaba. El primer curso estaba lleno de obligaciones. Quería comer, quería jugar, ponía mala cara. La madre le explicaba que si hacía pronto los deberes, después le quedaba todo el tiempo libre. En ese momento Ilídio se enfadaba. Entonces, la madre podía levantar la voz para hablarle de los demás niños que tenían que trabajar, ayudar en el campo. Ilídio conocía a esos niños, pero no quería oír hablar de ellos, y se ofendía.»
José Luis Peixoto